Bichos en tu lectura?

Como Lucanus, un gigantesco bicho, se despertó una mañana de sueño intranquilo y se encontró transformado en Franz Kafka.

"Como Lucanus, un gigantesco bicho, se despertó una mañana de sueño intranquilo y se encontró transformado en Franz Kafka."

Sebastian Pineda hace un recuento de bichos en la literatura:

[en] “LA METAMÓRFOSIS” de Kafka […] “Hay todo un debate intelectual sobre cuál podría ser el insecto exacto, si un cucarrón o si una cucaracha, pues Kafka quiso dejar el misterio y no permitió que sus editores dibujaran en la portada un insecto en particular, aunque por las descripciones y una pequeña mención sabemos que se trata de un escarabajo.”

“El insecto más grande y el más conocido de la literatura se remonta a un cuento de Ovidio pero con mucha más dosis de alucinógenos. Una mañana Gregorio Samsa despierta convertido en un monstruoso bicho (en alemán se dice “Ungeziefer”, o “vermin”). […] Asqueados de verlo en ese estado, el padre, la madre y la hermana se asustan primero – alguien le lanza una manzana que lo hiere -, luego se compadecen de su estado para después tornarse indiferentes.”

Sigue…

¿Cuáles son los insectos en la literatura que recuerdas tú?

Anuncios

Amor y Nudismo Kafkiano


border= Kafka fue un hombre enamorado:

“No sé cómo abarcar la felicidad de tenerte aquí, la alegría de que me pertenezcas.”

No solo te amo a ti… amo la existencia que tú me otorgas.”

Estatua de bronce de Franz Kafka, en Praga

Algún día en alguna parte nos añade:

Kafka tuvo sus momentos de risas y placer. Practicaba natación… practicaba el nudismo como filosofía de vida y la comida vegetariana era una de sus aficiones.

Se enamoró de Milena Jesenská y su relación fue básicamente a través de hermosas cartas:

Milena Jesenská …No sé cómo abarcar toda esta dicha en palabras.”

“Yo te quiero como el mar desea a un diminuto guijarro hundido en las profundidades… de igual manera te envuelve mi amor. Amo al mundo entero y a ese mundo pertenecen también tus hombros y tu rostro …”

“Antes de conocerte creía no poder soportar la vida… Pero tú Milena me confirmas ahora que no era la vida lo que me parecía insoportable. Hoy me bastan unas pocas líneas tuyas… No deseo otra cosa que hundir mi rostro en tu regazo, sentir tu mano sobre mi cabeza y permanecer así hasta la eternidad.”

© Franz Kafka, “Cartas a Milena”, Editorial Losada, Buenos Aires.

pídeme el libro:”Cártas a Milena” de Kafka

border=