¿Vivermos una Nueva Era de Hielo?

Aquí hace un calor… Pero según algúnos astrónomos, cada 200 años se presenta una “mini era del Hielo” – Paleoclimatología

border=

El primer registro fue entre 1420 y 1570

border= En esas fechas un cambio climático se apoderó de las colonias vikingas en Groenlandia y las convirtió: de fértiles tierras de cultivo en áridas tierras árticas.

200 años después, en el siglo XVII crudos inviernos arruinaron buena parte del hemisferio norte del planeta. En aquel entonces, el ejército francés utilizó los ríos congelados como caminos para invadir a los Países Bajos (cualquier cosa es buena en favor de la guerra), y los neoyorkinos caminaban desde Manhattan a Staten Island, a través de la bahía congelada.

Y ahora, en el 2008…

border= Han pasado 200 años desde la última “gran helada” por lo cuál, se prevee una nueva Mini Era del Hielo.

Eso suena refrescante! pero… ¿a qué se va a deber?

Sucede que un número cada vez mayor de científicos cree que existen claros vínculos entre la actividad solar y la temperatura de la Tierra.

La actividad solar magnética no puede explicar totalmente el calentamiento global, pero parece que sí tiene un impacto.

“Ahora creo que tenemos una evidencia”. Nos asegura Paula Reimer, paleoclimatóloga de la Universidad de Queens, en Belfast, Reino Unido.

border=Aquellas dos “mini eras del hielo” coincidieron con la disminución de la actividad solar, reflejada en las manchas solares y llamaradas impulsadas por el campo magnético del Sol, y el lapso fue de 200 años.

La cantidad de manchas solares y de actividad magnética solar aumenta y disminuye en ciclos que duran alrededor de 11 años, pero por lo anterior, se concluye que cada 200 años aproximadamente las manchas solares llegan casi a desaparecer.

¿Que significa esto en relación al medio ambiente?

“Un Sol calmado dando una ola de frío, podría ser justo lo que necesitamos para tener un respiro y hacer efectivos los controles para la contaminación.”

Nota completa

Más musulmanes que católicos


Por primera vez en la historia, el Vaticano reconoce que el catolicismo ya no es la religión que agrupa al mayor número de fieles en el planeta. Es el Islam la religión que ocupa el primer lugar.

Musulmán rezando.

Los seguidores de la que durante varios siglos fue la segunda religión del mundo, el Islam, han aumentado de tal manera que han desplazado al catolicismo de la primera posición de esa clasificación global.

“Por primera vez en la historia ya no estamos en la cima: los musulmanes nos han superado”, dijo Formenti, quien compiló el libro anual de estadísticas 2008 del Vaticano.

Se calcula que el 19,2% de la población mundial es musulmana, mientras que el 17,4% es católica.

Así lo confirmó el monseñor Vittorio Formenti, en una entrevista publicada por el periódico del Vaticano, L’Osservatore Romano donde dijo que el porcentaje de musulmanes estaba creciendo debido a las mayores tasas de natalidad registradas en los países con tradición musulmana.

Mecca

Cada año, miles de musulmanes hacen la peregrinación a la Meca, uno de los cinco pilares del Islam.

Además, la Santa Sede dio a conocer que casi el 50% de los católicos viven en el continente americano.

Desde la academia el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y autor de “Historia del pensamiento en el mundo islámico”, Miguel Cruz, confirma la explicación del Vaticano y agrega que

“En segundo lugar, en algunas regiones como en África, el Islam tiende a extenderse. Hay muy buenos predicadores y hay una buena misión islámica en esa zona”, le dijo el catedrático a BBC Mundo.

Desde una perspectiva histórica, los estudiosos aseguran que el Islam se sigue expandiendo en África como resultado de que muchas naciones de ese continente han preferido estrechar los lazos con sus vecinos árabes más que con sus ex colonizadores, potencias que profesan la fe cristiana.

Me parece bueno el reconocimiento (…) El Vaticano tiene razón en cuanto al elemento demográfico (…) porque las familias islámicas son más numerosas
Samir Salech, presidente del Centro Islámico de Argenti

“En Gran Bretaña, hay una numerosa comunidad paquistaní. La curiosidad ha hecho que los británicos se fijen en los ciudadanos que tienen allí y que muchos sientan atracción por su cultura y religión. En el caso de Alemania, hay muchos inmigrantes turcos, los cual puede tener influencia en la conversión de católicos o cristianos al Islam en ese país”, señaló Cruz, enfatizando que el impacto de ese factor es muy pequeño si se compara con el crecimiento de la tasa de natalidad en los países islámicos.