La Cruz de Einstein y la caza de Agujeros Negros

La cruz de Einstein, es un espejismo astronómico producido por lupas naturales hechas de galaxias.

es

Este espejismo cósmico es un efecto predicho por Albert Einstein como consecuencia de su teoria de la relatividad general, por la que la gravedad deforma la luz.

Esta luz deformada nos permite ver una cruz de un solo cuásar[*], situado a unos 10.000 millones de años luz en el cielo, en la constelación de Pegaso.

En realidad son cuatro imágenes en forma de cruz, producidas por un efecto de lente que hace una galaxia interpuesta.

La noticia es que esta combinación de lupas cosmicas y telescopios en Chile, permiten observar el cambio de temperatura al borde de este agujero negro famoso por su espejismo astronómico conocido como Cruz de Einstein.

“El detalle con que se ha realizado la observación -1.000 veces mejor que utilizando las técnicas normales con un telescopio- es equivalente a divisar una moneda de euro desde cinco millones de kilómetros de distancia, unas 13 veces la distancia de la Tierra a la Luna, ha señalado Frédéric Courbin, que ha dirigido el trabajo”. El País

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, también tiene un agujero negro en su centro, aunque no está rodeado de un disco de materia. Los astrónomos creen que ya lo han cazado definitivamente y que tienen pruebas casi irrefutables de su existencia, ya adelantada en 1994.

Tras 16 años de observaciones de las estrellas más próximas que giran alrededor de él, astrónomos que trabajan igualmente con telescopios de ESO han concluido que la masa del agujero negro del centro de la Vía Láctea es igual a cuatro millones la del Sol y que la distancia de la Tierra al centro de la galaxia es de 27.000 años luz, una nimiedad comparado con la del cuásar ahora observado, mucho más masivo.

[*] Un cuásar es un objeto que radia gran energía en el centro de una galaxia y que, supuestamente, es un agujero negro que atrae gran cantidad de materia y donde se producen condiciones físicas extremas. El agujero está rodeado por un disco llamado de acreción.

El Divertido Horóscopo Secular de Koestler

“Marx sostenía que el hombre es un producto de las circunstancias sociales. La astrología que el hombre depende de las circunstancias cósmicas. Yo creo que ambas proposiciones son válidas; de aquí surge la idea del horóscopo secular.”

A Koestler (1905-1983) se le ocurrió un día realizar su autobiografía y comenzarla hablando de su propio Horóscopo, un Horóscopo basado en los acontecimientos mundiales que sucedieron el día de su nacimiento.

“[…] El procedimiento para trazar el horóscopo secular es muy simple. Lo único que tuve que hacer fue ir a las oficinas […] y pedir que me mostraran el ejemplar del día siguiente a mi nacimiento, hecho que ocurrió el 5 de septiembre de 1905.”

(Él consulta el periódico del día siguiente, que informa lo que pasó el día anterior ¡que listo! yo hubiera pedido el periódico de mi día, no del día siguente :D)

Así, consultando los periódicos, Koestler comienza a conocerse y a conocer lo que le depararía el destino, analizando desde los anuncios clasificados, hasta las noticas sociopolíticas más importantes:

“[…] Empecé por el campo de fuerzas existente en el momento de mi nacimiento; es decir, por los avisos. […] una máquina literaria […] un dispositivo «para sostener un libro en cualquier posición sobre un sillón, una cama o un sofá» […] Hasta aquí, mi horóscopo no me había dicho gran cosa.”

San Newton

San Newton

Pero, “[…] si en el horóscopo secular los acontecimientos políticos corresponden a las constelaciones planetarias, los astros fijos estarían representados por aquellos hombres que, de una manera más lenta y más duradera, dan forma a los caracteres de su época. De ese modo, para completar el cuadro, debería mencionar que en el mismo año y mes de mi nacimiento, el examinador de patentes de la Oficina de Patentes de Berna, Suiza, publicó un ensayo, Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento, firmado por Albert Einstein; que también en el mismo año, Sigmund Freud publicó sus Tres conferencias sobre la teoría de la sexualidad; Wells, Kipps y Una utopía moderna; Thomas Mann, Koenigliche Hoheit, y Tolstói, Algunas palabras sobre el cuento de Chéjov «Querido»; que La Grande Revue de París motejaba de «inefablemente ridículas» las obras del aduanero Rousseau, de Cézanne, de Matisse, y de las demás «Bestias Feroces» que exponían en el Salón de Otoño, y Picasso vendía sus dibujos al marchant Soulier por veinte francos cada uno.”

“El reloj que había marcado la hora de mi nacimiento también anunciaba el fin de la era del liberalismo y del individualismo, de esa civilización de dura competencia y sin embargo de facilidades, que había logrado conciliar, gracias a un insólito contrato, amable y cruel, el eslogan de la «supervivencia de los más aptos» con el de «laissez faire, laissez aller».”
Lee completo

Koestler, 1905- 1983, novelista, ensayista, historiador, periodista, activista político y filósofo social.

Las primeras palabras de Einsten

7“Las historias de la vida privada de Einstein son más atractivas o, en cualquier caso mucho más accesibles, que sus obras” […]

*Que Einstein tuvo un desarrollo tardío parece indiscutible, y él mismo conje­turaba que eso pudo haber contribuido en no pequeña medida a la magnitud de sus logros científicos. Así lo expresaba él en una carta a su amigo, el físico James Franck:

«A veces me pregunto cómo pude ser yo quien desarrollara la teoría de la re­latividad. Creo que la razón es que un adulto normal nunca se para a pensar en pro­blemas de espacio y tiempo. Éstas son cosas en las que ha pensado cuando era niño. Pero mi desarrollo intelectual estuvo retardado, y como resultado de ello empecé a preguntarme sobre espacio y tiempo sólo cuando ya había crecido».

¿Cuales se cuenta que fueron las primeras palabras de Einstein?

“La historia de que las primeras palabras de Al­bert, pronunciadas cuando ya tenía tres años y medio, fueron una que­ja de que la leche estaba demasiado caliente: «¡Pero si puedes hablar!» -se suponía que habían exclamado sus sorprendidos y encantados padres- «¿Por qué no habías hablado nunca antes?» -Y su res­puesta fue (o así dice la leyenda): «Porque hasta ahora todo estaba bien».

Gratzer, Walter: “Eurekas y Euforias, Cómo entender la ciencia a través de sus anécdotas”

Einstein para Presidente

Einstein en Israel, 1952

Einstein en Israel, 1952

En 1948, se le ofreció la presidencia de Israel, que declinaría con su habitual modestia:

“Me siento incompetente para desempenar cualquier cargo que implique relaciones humanas; me parece mejor, continuar el estudio del mundo fisico, del cual, medio ya tengo alguna idea

Einstein ha sido el uno ciudadano norteamericano (nacionalizado en 1940,
después de haber sido Alemán y luego Sueco) al que se le ha llegado ofrecer la presidencia de un país extranjero.

Fuente:
Carl Sagan: “El cerebro de Broca”

Los pantalones de Einstein

Se cuenta que en 1919, Einstein fue invitado por Lord Haldane a compartir una velada con diferentes personalidades. Entre éstas había un aristócrata muy interesado en los trabajos del físico.

Tras una larga conversación, el inglés explicó a Einstein que había perdido recientemente a su mayordomo y que aún no había encontrado un sustituto.

“La raya del pantalón la he tenido que hacer yo mismo, y el planchado me ha costado casi dos horas”.

A lo que Einstein comentó:
“Me lo va a decir a mi. ¿Ve usted estas arrugas de mi pantalón? Pues he tardado casi cinco años en conseguirlas.”

Einstein y Charles Chaplin 2

Se cuenta que en una reunión social Einstein coincidió con el actor Charles Chaplin. En el transcurso de la conversación, Einstein le dijo a Chaplin:

“Lo que he admirado siempre de usted es que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira”. A lo que Chaplin respondió:
“Lo suyo es mucho más digno de respeto: todo el mundo lo admira y prácticamente nadie lo comprende”.

Las Nacionalidades de Einstein

Einstein tuvo tres nacionalidades: alemana, suiza y estadounidense.
Al final de su vida, un periodista le preguntó qué posibles repercusiones habían tenido sobre su fama estos cambios. Einstein respondió:
“Si mis teorías hubieran resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los suizos, que era un científico alemán; y los alemanes que era un astrónomo judío”.