Piromanía 100tífica… [Edison]

“Ahora que se ha quemado mi granero hasta los cimientos,
puedo contemplar la luna”.

– Haikú japonés.

Anécdota de Thomas Edison escrita por su hijo:

(Gracias al ingenio de Edison disfrutamos del micrófono, el fonógrafo, la luz, la batería de placas, las películas habladas y más de mil otras invenciones).

Edison era un hombre que rehusaba desanimarse. Su hijo recuerda una fría noche de diciembre en 1914 cuando ante experimentos infructuosos con la
batería de placas alcalinas de hierro y níquel (proyecto en el que trabajó diez años) se grito «¡Fuego!» «¡Fuego!»

En pocos minutos, todos los componentes almacenados en la planta de Edison: celuloide para discos, películas y otros artículos inflamables, ardían.
Acudieron compañías de bomberos de ocho pueblos cercanos, pero el fuego era tan intenso y la presión del agua que los intentos fueron inútiles. Todo
se destruyó.

Al no encontrar a su padre, el hijo de Edison se preocupó. ¿Estaba a salvo?

Entonces vio a su padre que corría hacia él gritando:
– «¿Dónde está mamá?», «¡Búscala, hijo!, ¡dile que venga y reúna a todos los amigos! ¡Nunca más verán un incendio como este!»
Antes del amanecer, con el fuego bajo control, Edison reunió a sus empleados y les hizo un anuncio increíble: «¡Reconstruiremos!»
Dirigiéndose a uno de sus hombres, le dijo que alquilara toda la maquinaria que encontrara en el área. A otro le dijo que consiguiera una grúa y como si se le ocurriera de pronto, añadió:

«a propósito, ¿alguno de ustedes sabe dónde podemos conseguir dinero?»

Más tarde, explicó: «Siempre podemos sacar ventaja de un desastre. Lo que ha pasado es que limpiamos un poco de cosas viejas. Ahora construiremos algo más grande y mejor sobre las ruinas». Después de un momento, bostezó, enrolló su saco para que le sirviera de almohada, se acurrucó sobre una mesa e inmediatamente se quedó dormido.

– John Maxwell, “Actitud de Vencedor”

Chiste de Edison

A través de los siglos, las madres le han dado a sus hijos muchos consejos y citas notables y constantes, por ejemplo:

Thomas Alba Edison, despues de harduas horas invertidas en cientos y cientos de experimentos, por fin, una noche, pasada la madrugada,
logra que encienda su bombilla.
Iluminada su habitación y su espíritu, su mama le grita desde lejos:
– !Thooomááás! ¡ya apaga esa luz que es hora de dormir!!…

Frase 100tífica de Edison

«Hay mucho más oportunidades, que personas para verlas».