¿Qué pasa si me drogo? ¿por qué la adicción es una enfermedad?

Antes de darte una explicación científica, unas curiosidades:

¿Sabías que el dejar de consumir provoca tanto dolor, alucinaciones y depresión, que los consumidores tendrán que ser tratados con antipsicóticos y antidepresivos el resto de su vida?.

¿Sabías que el daño es degenerativo, por lo que a los consumidores les espera ser hospedados en hospitales psiquiátricos ya que no controlan sus funciones corporales, ni sus impulsos sexuales y necesitan vagar por el psiquiátrico con pañal (si es que los enfermeros tienen ganas de lidiar con ello)?

(muchas personas de entre 15 y 50 años que llegan a desintoxicación son enviadas directamente a un hospital psiquiátrico pues ya no tienen neuronas funcionales),

Explicación científica: las sustancias adictivas generan en el cerebro dopamina, una sustancia muy agradable para el cerebro y que nosotros producimos de forma natural cuando estamos felices o relajados.

La sustancia química genera dopamina en exceso y el cerebro no tiene los suficientes receptores para hacerle frente o metabolizarla.

¿que hace entonces el cerebro? Genera más receptores, hace que las neuronas que procesan la dopamina “saquen más patitas” o “boquitas” para tragarse todo, con lo que modifican su estructura natural.

Las otras neuronas cuyo trabajo son otras funciones, no soportan el exceso de dopamina y mueren.

Así, nuestro cerebro va quedando sin neuronas funcionales y con neuronas hambrientas de dopamina y con muchas bocas.

Son ellas las adictas y no la persona.
Son ellas las que dicen “dame-dame-dame”, se han enfermado, han modificado su estructura y no pueden regresar a su estado original, ahora tienen muchas bocas que alimentar…

En el camino se van muriendo las neuronas funcionales, del habla, la coordinación, la memoria, la concentración, los sentimientos… pero a las neuronas glotonas no les importa.

La persona piensa que “yo no me voy a volver a dicto”, “yo no soy adicto”, pero el que se vuelve adicto no es él, es su sistema.

La persona conscientemente sabe que le hace daño, que está perdiendo funciones, pero su cuerpo, especificamente sus células cerebrales modificadas le piden la sustancia.

El adicto no consumiría si no se empezara a sentir mal. ¿por qué se siente mal? él conscientemente puede decir “NO” y las neuronas “lo saben”, ellas no pueden controlar al cuerpo para ir por la sustancia, esa es decisión “del conductor del cuerpo”, así que para obligarlo, le mandan insufribles dolores en los huesos, en la cabeza, en el estómago y en donde se pueda para hacerlo levantarse de su sillón y hacer cuanto sea necesario para satisfacer a esas neuronas adictas.

DIGAMOS NO A LAS NEURONAS ADICTAS!!

El cuerpo se acostumbra a todo, a los olores, a los colores, al sentimiento de enamoramiento, a las sustancias… por tal motivo, para volver a sentirse dopado, las neuronas obligan a la persona a probar dosis o sustancias cada vez más y más fuertes…
En fin, sólo con el paso del tiempo, las neuronas se van haciendo literalmente a la idea de que “no habrá más”, sus bocas extras no mueren, quedan ahí y se volverán a abrir en cuanto vuelvan a sentir la leve caricia de la dopamina flotando por ahí, ya están enfermas.

Y el padre/madre heredará este tipo de células nerviosas a sus siguientes generaciones… que posiblemente nazcan con alguna deformidad física o alguna tara mental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: