La lujuria de las tortugas

border=Me encantan los zoólogos de tiempos antiguos y sus historias fantásticas, cuyo su fin didáctico, de acuerdo a Manuel Gonzáles Suárez, era el de:

“mostrar que la naturaleza guía a los animales de modo que, pese a que carecen de razón, saben discernir lo útil de lo perjudicial y a demás son capaces de generar sentimientos más elevados que los del hombre“.

Don Francisco Hernández, traductor de Cayo Plinio, nos habla sobre la lujuria de las tortugas:

“Las tortugas terrestres (como cuenta Eliano) son muy luxuriosas y después del acto, por no poderse bolver las hembras boca abaxo, quedan hechas rapiña de las águilas. Por eso huyen de los machos y los evitan. Más toman cierta hierba, la cual tiene propiedad de tener a la hembra olvidada de su salud y hazerla obediente a su luxuria. Oppiano no se acordó de esta hierba, pero dize que las tortugas hembras temen y aborrecen el ayuntamiento con los machos por no sentir en el coito deleite alguno, pero grave dolor por ser el miembro genital del macho como un aguijón muy agudo, duro y osuoso, y que por esta causa pelean entre sí y se despedazan con los dientes y hozicos. Ellas huyendo este curso, y cobdiciándolo ellos más cuanto más lo rehúsan y abominan las hembras, toman, en fin, por fuerza el deleite que voluntariamente nunca les concedieron […]”.

Libro digital de Cayo Plinio

Artículo completo de la lujuria de las tortugas por “México desconocido.com”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: