Serendipia, el azar en la ciencia


Ocurre que buscando una cosa se encuentran por accidente otras,
a esto se le conoce como serendipity o serendipia, en español, palabra empleada para aludir al descubrimiento científico casual.

Ejemplos:

Principio de Arquímedes

Cuenta la leyenda que lo concibió mientras se bañaba, al apreciar su cuerpo a medida que se sumergía y hacía rebosar el agua del baño. Al darse cuenta de que el volumen de agua desplazado era el mismo que el de su cuerpo sumergido, salió corriendo desnudo del baño gritando “Eureka” (“lo encontré”).

La Penicilina

Alexander Fleming explicaba que “no intentaba descubrir la penicilina, me tropecé con ella”. El bacteriólogo escocés investigaba el virus de la influenza y estaba cultivando estafilococos. Uno de los recipientes que tenía en su laboratorio procedía de un centro de análisis micológicos del piso superior del edificio. Fleming notó que sobre el plato crecía moho y que alrededor de éste había un área libre de estafilococos, que atrapó de inmediato su atención e inició una cadena de eventos que terminaría con la obtención de uno de los agentes antimicrobianos más importantes en la historia de la medicina y, por supuesto, de la humanidad.

La pila eléctrica

La diseñó Alessandro Volta en 1800 a raíz de las observaciones serendípicas de Galvani, demostrando que la génesis de la electricidad se debía a la conexión de dos metales dispares a través de una disolución electrolítica.

Nota: El término “serendípity” fue acuñado en 1754 por el escritor británico Horace Walpole en una carta que escribió a sir Horace Mann el 28 de enero de 1754: “…este descubrimiento es del tipo que yo llamo serendipia, una palabra muy expresiva que voy a intentar explicarle:

Leí en una ocasión un relato titulado “Los tres príncipes de Serendip [1]”. En él los protagonistas realizaban continuos descubrimientos en sus viajes, por accidente y debido a su sagacidad, de cosas que en principio no buscaban: por ejemplo, uno de ellos descubrió que una mula ciega del ojo derecho recorría últimamente el mismo camino porque la hierba estaba más raída por el lado izquierdo -¿comprende ahora la serendipia?”.

Una de las primeras menciones del mismo se debe a la revista Scientific American en 1955: “Nuestra historia tiene como uno de sus episodios críticos aquellas coincidencias que muestran cómo un descubrimiento depende a menudo del azar, o lo que se ha llamado serendipity”.

El término tuvo tal acogida que dio lugar al libro de Royston M. Roberts, Serendipia. Descubrimientos accidentales en la ciencia (Alianza Editorial, 1989). Incluso uno de los proyectos científicos vigentes de búsqueda de vida extraterrestre se llama Serendip. Con el tiempo ha caido en desuso y en el 2001 se filmó una película con ese nombre.

[1] Serendip es la transcripción inglesa del nombre persa de Ceilán, una isla ubicada en el Océano Índico, cuyo nombre oficial es Sri Lanka. Los persas lo tomaron del árabe Sarandib o Serendib, nombres que nos han llegado directamente en obras literarias, como la historia de Simbad de Las mil y una noches.

La palabra serendipity se encuentra hoy en los diccionarios de inglés, no así su versión española

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: