Los Amantes del Planeta Rojo

Éste cuento de la Gatúbela me encantó:

Los Amantes del Planeta Rojo

border= Apenas el robot de la Nasa descendió de la nave madre y acarició con serenidad el suelo marciano, la historia de la humanidad comenzó a cambiar para siempre y aún nadie lo sabía.

Mediante pantallas gigantes los científicos recibían casi en forma instantánea imágenes nítidas y desoladoras del planeta muerto entre gestos de satisfacción y de cierto temor a dios por estar tocando algo verdaderamente ajeno.

La oscura corteza rojiza inundaba los ojos de todos los habitantes de la Tierra que atentos pero despreocupados seguían la transmisión televisiva como si en verdad les aterrara prestar demasiada atención.

Era difícil comprender para cualquiera que esa pintura que estaban observando casi sin interés ocurría nada más y nada menos que a 40.000 millones de Km. de nuestro planeta y que mandar aquella nave a Marte tripulada en la más absoluta soledad por un diminuto robot inteligente, que ahora recorría en forma heroica el desparejo suelo desconocido y temible como si fuera el más valiente de todos los humanos, había costado tantos millones de dólares y un desarrollo de tecnología tan asombroso que solamente suponerlo ya planteaba en el corazón un orgullo tan humano e indolente que prendía en el rostro de todos una sonrisa de satisfacción, como si en algo hubiéramos colaborado para que ese acontecimiento pudiera estar ocurriendo contemporáneamente de nosotros.

Un minuto después la sonrisa de toda la humanidad se congeló para siempre.

Fue el segundo más largo en la historia.

La cámara portátil del pequeño robot había enfocado algo que no estaba en los planes de nadie.

Mediante controles remotos que atravesaban la inmensidad, los operadores de la Nasa movían al robot con singular puntualidad hasta obtener una toma más clara de lo que estaban viendo. A las pocas horas consiguieron enfocar el objeto semienterrado con tanta claridad que pudieron describirlo casi con certeza.

Se trataba de un cuerpo cilíndrico y alargado de color marrón, que medía unos ocho centímetros de largo, tenía un peso aproximado a los veinte gramos y una superficie blanda con poros. Al ser desenterrado en su totalidad por las palas mecánicas del enviado, los científicos quedaron perplejos y el sarcasmo más absurdo del cosmos quedó al descubierto. Lo que todos los habitantes de la Tierra habían creído ver en el primer golpe de vista, ahora era casi una confirmación oficial; el objeto encontrado en la superficie marciana se parecía demasiado al corcho de una botella de champagne.

Nadie daba crédito a lo que estaban viendo, los científicos se miraban entre sí y buscaban una explicación razonable recorriendo las imágenes una y otra vez. Mientras tanto el pequeño robot cargó con sus palas al objeto en uno de sus compartimientos con el fin de que sea analizado por los científicos una vez de vuelta en la Tierra y continuó con su búsqueda marciana.

A los pocos metros el radar del robot devolvió otra sorpresa aún mayor.

Para ese entonces la humanidad ya no dormía, solo se amontonaba frente a las pantallas tomándoles con angustia las manos a sus hijos, observando y esperando incrédula lo que estaba por descubrir el enviado de los hombres.

El robot avanzó hacia el sitio donde su radar había devuelto las fotografías de dos elementos cilíndricos y traslúcidos y en pocos minutos estuvo frente a frente con el nuevo desconcierto. La imagen era inequívoca desde un primer momento.

El corazón de la humanidad se detuvo como en una plegaria a través del cosmos.

Las dos copas de vidrio se veían perfectamente una al lado de la otra.

Autor: Gatúbela
Blog que se encuentra en recomendados:
El blog de la Gatúbelita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: